Amarga caída priva al Alto Rendimiento de Carmelita de otro trofeo, pero todavía falta la final absoluta

5edbbcb31bea1f8babbc7396da894eee
El Juvenil de Alto Rendimiento de Carmelita perdió el viernes ante Alajuelense, 0-2, en el encuentro de vuelta de la final del Invierno y no logró amarrar el trofeo de campeón general del 2015. La ida quedó 1-1.

Sin embargo, aún queda el aliciente de que por haber ganado el certamen de Verano el equipo disputará dos partidos más ante los manudos para coronar al monarca absoluto de la categoría.

El encuentro se suscitó en el estadio Alejandro Morera Soto, ante unos 1.000 espectadores que llegaron a apoyar a sus respectivos equipos.

Específicamente sobre el trabajo verdolaga en la cancha, éste fue muy bueno, lastimosamente, un par de jugadas aisladas de los manudos dieron al traste con el arduo trabajo de todo el torneo, en el cual los carmelos, inclusive, cerraron la fase regular en la cima.

Las acciones iniciaron bajo un intenso aguacero. Y en medio del mismo, al minuto 3, un descuido de la defensa de la Barriada le dejó servido el balón al rojinegro Esteban Marín, quien no lo pensó dos veces y remató desde fuera del área. El disparo le jugó una mala pasada al arquero Berny Araya y desde muy temprano el juego se puso cuesta arriba, con el 0-1.

Los carmelos tardaron algunos minutos en empezar a desarrollar la idea de juego que plantearon durante todo el torneo, pero cuando se engancharon al duelo tuvieron mucha más posesión de pelota, lo cual era vital para tratar hacer daño al rival e igualar el marcador.

Bryan Rojas fue de los más incisivos en el ataque, incomodando en demasía a la defensa rival. Por otro lado, Erick Vindas, subgoleador verdolaga en el torneo, intentó pivotear para abrir espacios a sus compañeros. Sin embargo, la defensa manuda se replegó constantemente para evitar el peligro.

Posteriormente, un tiro libre de Bernal Alfaro asustó de más a los erizos; no obstante, la pelota no ingresó. Desde allí ya se veía que sería un día sin suerte para los dirigidos por Harold López.

IMG_4203edit

Intensidad. En la segunda parte la intensidad de los ataques carmelos fue aún mayor. Los jóvenes futbolistas sabían que de igualar, el golpe de confianza del gol les permitiría remontar y quedarse con esta nueva copa.

Dichos ataques replegaron por completo a los rojinegros, a quienes solo les quedó la vía de desahogar por medio del contragolpe.

Empero, la desesperación por adelantar líneas y empatar provocó que, en la reposición, precisamente en un contraataque, cayera el segundo tanto para liquidar las esperanzas carmelas. El anotador fue Fernando Villalobos.

Ahora simplemente se deberá esperar la programación oficial de Unafut, ente rector del certamen, para conocer las fechas de los dos juegos que consagrarán al campeón absoluto de la categoría.

¡Fuerza muchachos, que sí se puede!