Familia Reyes Vado no se decide entre la alegría, la emoción y el orgullo tras el debut de Andy en el Mundial Sub-17

12113508_1027337430650412_3503853247971815278_o

Facebook Federación Costarricense de Fútbol

El carmelo Andy Reyes coronó un debut mundialista de lujo el lunes ante Sudáfrica (2-1). Puso el pase del primer gol y marcó la anotación desde los 11 pasos que a la postre le dio los primeros tres puntos a Costa Rica en la cita Sub-17 de Chile 2015.

Sin duda, un momento mágico para el joven de 16 años, oriundo de San Miguel de Naranjo.  Pero también para sus principales seguidores, sus padres, Julio Reyes y Rosa Vado, a quienes el departamento de prensa de Carmelita contactó para conocer cómo vivieron el juego y qué emociones los embargaron tras la gran actuación de su hijo.

No obstante, lo primero que surgió en la conversación fue lo qué les dijo Andy antes de irse a tierras sudamericanas a perseguir uno de sus tantos sueños. Fue una promesa.

“Nos dijo que iba a dar lo mejor de él y que estuviéramos orgullosos. De hecho, el día del partido nos escribió un mensaje en la mañana diciendo que jugara o no jugara apoyáramos al equipo y que si lograba jugar, aunque fuera un minuto, iba a dar lo mejor en la cancha”, comentó don Julio.

Sin embargo, el delantero sí alineó en el plantel estelar de Marcelo Popeye Herrera. Y con qué resultados…

“Fue una emoción muy grande, porque inicialmente él nos había dicho que no iba a entrar (…).  Yo me lo esperaba, pero como él nos había dicho que no, pensé que seguro eran decisiones técnicas. Fue una alegría cuando lo vi de titular”, mencionó don Julio.

“Imagínese… Es una emoción tan grande, cuando lo vi ahí, al menos yo lloraba, porque primero nos dijo que iba en banca y de último momento salió de titular. Entonces eran un montón de emociones que no se cómo explicar”, dijo doña Rosa, la más emotiva de la familia, pese a no ser tan aficionada al fútbol.

10945841_1027337473983741_6403204603076678358_o

Facebook Federación Costarricense de Fútbol

Familia carmela. Don Julio, doña Rosa y su hija menor, Natalia, vieron el juego en familia, pero en familia carmela, porque curiosamente compartieron con los padres de los otros dos mundialistas que provienen del club verdolaga, Jonathan Martínez y Brandon Salazar, en casa del primero. Ambos futbolistas también vieron acción frente a los sudafricanos cumpliendo una buena labor.  

Empero, el momento cumbre de la jornada fue cuando pitaron el penal a favor de la Selección y todos vieron que Andy tomó la pelota, decidido para tirarlo (63’).

“En el penal hubo muchas cosas juntas: nerviosismo, alegría… Solo había que esperar que lo metiera. Me dio como un escalofrío cuando vi que se aprestaba a patear la bola, pero cuando entró fue júbilo, gritos y abrazos entre todos los que estábamos ahí”, dijo don Julio. 

“A uno como que le da un susto que lo vaya a botar, pero yo sinceramente tenía fe que lo iba a meter.  Cuando hablaba con él por mensajes le decía ‘vea mi chiquito, usted va a salir de titular, primero Dios y así va a ser’ y así fue”, expresó doña Rosa, entre risas.

“Mi esposa no es muy futbolera, pero ahí estaba alegre, gritando y brincando por el gol”, acusó su esposo, en son de broma.

Orgullo fraternal.
Asimismo, también se conversó con el hermano mayor, Roolvin Reyes, quien no pudo ocultar de su voz el orgullo de ver a Andy en un Mundial. Y no tiene por qué hacerlo.

“Vi el juego en mi casa. Es mucho el orgullo que se siente al ser mi hermano. Sé todo lo que ha luchado por llegar ahí, le ha puesto mucho esfuerzo, es algo que no se puede explicar”,  contó.

Facebook Federación Costarricense de Fútbol

Facebook Federación Costarricense de Fútbol

“Yo siempre estoy en contacto con él, apoyándolo. Le dije que no importa llegar primero sino saber llegar y me respondió que él quiere salir adelante por él y por todos nosotros, para que todo sea mejor” indicó Roolvin, con voz quebrada.  “Él es un envenenado del fútbol”, añadió.

Sin embargo, más allá de toda la emoción vivida el lunes, todos los miembros de los Reyes Vado saben que este es solo el inicio del camino para Andy y sus compañeros.

“Ojalá que partido a partido vayan mejorando, que vayan agarrando confianza. No solo él, sino que todo el equipo, porque sí les vi varias fallas en ciertos tramos del partido. Por dicha veo a Andy muy tranquilo y con muchas ganas, como en el Premundial (adonde fue goleador de la Tricolor)”, expresó don Julio, quizás el más tranquilo de la familia, o tal vez, quien más pudo disimular sus emociones.

“Espero que, si Dios quiere y le va bien en todo, que triunfe en todo lo que a él le gusta, porque la mamá siempre quiere lo mejor para los hijos”, dijo Rosa Vado, con ese característico amor materno.

“Realmente veo demasiado futuro en ese chiquito, porque apenas con 16 años ha logrado demasiado. Con el nivel profesional que hay en la Sub-17 ya es titular, entonces yo pienso que tiene un futuro muy grande por delante, si se sigue esforzando así”, señaló Roolvin.

Lea también: Andy Reyes se convierte en el primer anotador carmelo en un Mundial

Lea también: Andy Reyes: goleador tico con sueños de exportación

Lea también: Tres jóvenes carmelos viajan al Mundial Sub-17 de Chile 2015