Los goles carmelos tienen sabor brasileño

IMG_3028 (1)El principal encargado de ponerle el sabor del gol a Carmelita en este Torneo de Verano 2015 es el brasileño Weller Wilson Pereira.

El nativo de São Paulo acumula ya cinco anotaciones de las seis que tienen los verdolagas y no duda que puede ser el máximo artillero tanto de su equipo como del certamen.

El delantero se siente inspirado. Esa es una sensación que para un futbolista en su puesto usualmente se traduce en una red sacudiéndose y en una celebración. Sin embargo, apegado al código del gremio, el cual se concentra más en el éxito colectivo que el individual, afirma que trabajará cada vez más duro para luchar por la clasificación de su equipo a las semifinales.

¿Pero de dónde proviene esa inspiración? Principalmente de casa. En Costa Rica, adonde llegó desde hace tres meses con el grito de gol en la boca, vive acompañado de de su esposa, Vanessa Ballestero, quien tiene cuatro meses de gestación. ‘Si es niña, se llamará Isabella; si es niño, Santiago’, dijo el futbolista al departamento de prensa de Carmelita. Ambos saldrán de la duda en unos cuantos días.

Lógicamente, tampoco olvida al resto de su familia que todavía se encuentra en Brasil. Asegura que su apoyo es fundamental.

Compañerismo. Sin embargo, también lo es la acogida que le dieron sus nuevos compañeros desde el día que se integró al equipo. Fue en julio, durante la pretemporada en Panamá.

“Desde el primer momento el cuerpo técnico y los compañeros hicieron mi adaptación muy fácil (…). Además, que hubiesen dos brasileños (Jorge Barbosa y Carlos Souza) me hizo sentirme más como en casa. Con ellos me llevo muy bien. Tenemos una muy buena relación”, expresó Wilson, quien tiene una visión muy simplista de su estilo de vida: “el fútbol es de amigos”, añadió.

img-26El número nueve carmelo se refirió a la gran cantidad de amistades que dejó alrededor del mundo gracias al fútbol, deporte al que se dedica desde los 13 años.

Inició su carrera en Botafogo FC y en el 2006, ya vistiendo la franja de São Paulo, asistió al Mundial de Clubes Sub-17 en España. Posteriormente, su aventura con la pelota lo llevó a portar camisetas de equipos en países como Alemania y Rumania.

No obstante, Wilson, actualmente de 26 años, terminó por escoger la tranquilidad que le ofrece Costa Rica. La conoció en el 2014, después de haber jugado seis meses con el Cartaginés, un paso en el que no tuvo mayor protagonismo. Pero ahora, con la piel verdolaga cubierta de buen rendimiento, hará todo por ayudar al equipo a cumplir sus objetivos.

“La oportunidad de jugar y la integración en el grupo con el cuerpo técnico y los compañeros es lo que ha marcado la diferencia”, concluyó.